El Futuro Glorioso de los Creyentes

 In Sin categoría

El Cielo Nuevo y la Tierra Nueva

Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.
-Apocalipsis 21:1

Si Juan vio un cielo y una tierra nueva ¿Qué va a pasar con la primera creación, la creación actual? O ¿Por qué va a haber un cielo nuevo y una tierra nueva? ¿Qué paso con la primera creación? el texto nos dice más delante que “el primer cielo y la primera tierra pasaron” claramente notamos se está refiriendo a Génesis 1:1 “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” Pero la pregunta es ¿Qué paso con la primera creación de Dios? 

Para que podamos entender el cielo nuevo y la tierra nueva, debemos entender lo que paso con la primera creación. La Biblia nos dice que Dios creó los cielos y la tierra, en seis días creó todas las cosas, y también creó al hombre y la mujer, en el capítulo 1:31 termina diciendo “Y vio Dios con todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera

Dios creó los cielos y la tierra buena en gran manera, todo lo que había creado era perfecto, no había pecado, ni maldad. Dios solamente dio un mandamiento al hombre “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2:16-17).

Y en el capítulo 3 el hombre desobedece totalmente a Dios y fueron muertos espiritual y físicamente, pero no solo les afectó a ellos dos, sino a toda la raza humana y a la misma creación. El hombre nace pecador por naturaleza y la tierra fue maldecida y corrompida hasta el día de hoy. Sufrimos las consecuencias por nuestros propios pecados y solo en Cristo tenemos la esperanza y la liberación de la culpa y de la condenación eterna. Y este Cristo es la esperanza de los creyentes y del mundo.

La visión de Juan, de un cielo nuevo y una tierra nueva, es la esperanza de los creyentes y de la creación, en Cristo todas las cosas van a hacer regeneradas y renovadas, porque la primera creación pasará, todas las cosas son nuevas en Cristo. Eso es lo que vio Juan, entonces ¿Qué va a pasar con esta creación? ¿Se va a destruir por completo o solo será una renovación? 

Algunas personas creen que el cielo y la tierra serán destruidos completamente, y que ambos serán aniquilados por los argumentos que se exponen en 2 Pedro 3:7 y Mateo 24:29, pero aceptar este argumento nos lleva pensar muchas cosas y podemos decir que no es la manera correcta de interpretar. 

Por varias razones: la palabra “nuevo” en griego es kainon (kainos) que significa cosa nueva, o nuevo, es interesante notar que aquí la palabra “nuevo” no se está refiriendo al tiempo, como una cosa nueva en el tiempo, sino más bien, “nuevo” en forma o cualidad, de diferente naturaleza de aquello con lo que se contrasta con lo viejo, de lo anterior, porque hay otra palabra que en griego es neos que significa nuevo igual, pero tiene una connotación de algo nuevo en tiempo, es decir, nuevo en lo que en el tiempo no hay. 

Respecto a esto, Antony A. Hoekema dice “La primera reside en que tanto en 2 Pedro 3:13 como en Apocalipsis 21:1 el vocablo griego que se usa para designar la novedad del nuevo cosmos no es neos sino kainos. La palabra neos significa nuevo en tiempo u origen, en tanto que la palabra kainos significa nuevo en naturaleza o en cualidad” así que lo que Juan vio del cielo nuevo y la tierra nueva, no es más que el cielo y la tierra que Dios creo en el principio, pero de una manera restaurada, renovada y glorificada. 

Las Escrituras nos muestra de que este universo será restaurado, es decir, que Dio no creará otro universo, sino que lo restaurará, lo renovará como desde el principio. Por ejemplo, en Romanos 8:19-22,

Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujeto a esperanza; porque la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

El apóstol Pablo nos dice que la creación misma será libre de la maldición, tanto en el cielo y como en la tierra será una renovación, será restaurada, más gloriosa que desde principio de la creación, el pueblo de Dios heredará el universo y Dios gobernará para siempre el cielo nuevo y la tierra nueva. Todo eso solo en Cristo Jesús que trajo la reconciliación de todas las cosas, tanto en el cielo y en la tierra mediante su sangre (Colosenses 1:20). 

Todos los creyentes serán transformados en gloria, seremos glorificados, con este mismo cuerpo que tenemos entraremos al cielo, pero con un cuerpo renovado transformado y glorificado, y reinaremos con el Señor, con cuerpo sin pecado, sin maldad y sin ninguna imperfección, llenos de justicia, santidad y de un conocimiento verdadero.

Dios no creará un nuevo universo completamente nuevo, sino que va a ser el mismo universo que contemplamos y vemos, pero con una nueva imagen restaurada, renovada y glorificada como el paraíso de Edén, y será entonces un cielo nuevo y una tierra nueva.

“Y el mar ya no existía más.” Respecto a esto se tienen muchas opiniones. Si se tiene en cuenta que, en el resto de la Biblia, en especial en el libro de Apocalipsis (13:1; 17:15), el mar frecuentemente representa a aquello que amenaza la armonía del universo, la ausencia del mar de la nueva tierra significa la ausencia de cualquier cosa que interfiera con dicha armonía.

La Nueva Jerusalén

Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido”
-Apocalipsis 21:2

El Apóstol Juan no solo vio el cielo y la tierra nueva, sino que además vio la santa cuidad, la nueva Jerusalén, aquí la santa cuidad está refiriendo a Jerusalén, pero es nueva, entonces debe haber una vieja Jerusalén, en el Antiguo Testamento Jerusalén era una tierra donde habitaban los amorreos (Josué 10:1) y fue conquistada por Josué y dada a la tribu de Benjamín (Josué 18:28)

Jerusalén, fue el lugar principal para los israelitas, porque en Jerusalén estaba el arca del pacto y se hacían sacrificios y holocaustos, sin embargo también Dios había escogido a Jerusalén, como la ciudad santa y a Judá como el monte de Sion (1 Reyes 11:13) ahora lo que vio Juan, la santa ciudad, ahora dice la nueva Jerusalén, es decir, no es la Jerusalén del Antiguo Testamento, ni el capital de Israel en la actualidad, sino que nos dice que es “nueva”.

En otras palabras, no es el pueblo de Israel, ni la capital Jerusalén, que va a descender del cielo, sino es una nueva Jerusalén, una santa ciudad, y los habitantes de la nueva Jerusalén son aquellas personas que han sido redimidas y salvadas en Cristo. Porque los verdaderos israelitas, los verdaderos herederos de la nueva Jerusalén, son todos aquellos que han sido perdonados y salvados en Cristo. En otras palabras, todos los creyentes reinaremos con Cristo por toda la eternidad en la nueva Jerusalén (Romanos 2:28-29; Apocalipsis 21:27)

El Tabernaculo de Dios con los Hombres

Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
-Apocalipsis 21:3

“El tabernáculo dice Donar E Demaray construido por mandato de Dios, era una tienda rectangular apoyada por una armazón de madera. Como estaba recubierta de tela y pieles de animales, era portátil; correspondía a los levitas plantarla, levantarla y transportarla. Una vez que se estableció, la columna de humo reposo sobre el Tabernáculo” eso era respecto al Antiguo Testamento.

Pero más adelante Salomón construye templo para Dios, es la reconstrucción del tabernáculo, (1 Reyes 6-7) era para sacrificar y ofrecer holocaustos a Dios, lo que los judíos llaman día de la expiación. Lo que significaba el tabernáculo en el Antiguo Testamento es la presencia de Dios con su pueblo. Pero solo era un tipo de Cristo, vemos en Juan 1:14 que diceY aquel Verbo fue hecho carne, y habito entre nosotros quiere decir que Cristo se “tabernaculizó”, no solo estaba en el templo o en la tienda, sino Dios mismo se revelo, hizo una morada con su pueblo Israel, pero que rechazaron. 

Así que lo que vio Juan es Cristo mismo con los hombres. Pero recordemos que nadie podía entrar al tabernáculo, solo los levitas, pero aquí dice el tabernáculo esta con los hombres, es decir, que Cristo, quito esa barrera, los hombres que son perdonados y salvados entrarán sin ningún impedimento, porque ahora está con ellos, ya no como una tienda como en el Antiguo Testamento, sino que es Cristo mismo con los hombres, y morará con ellos. 

 Y ellos serán su pueblo, es decir, todas aquellas personas que Cristo a redimido con su sangre y perdonados, la iglesia, la nueva Jerusalén, todas las personas cuyos nombres están escritos en el libro de vida. Todos los creyentes serán un solo pueblo para Dios, y Dios mismo, ya no morará en una tienda, sino Él mismo estará con ellos y será su Dios para siempre y por toda la eternidad. ¡Qué maravilla!

Una Nueva Experiencia de los Creyentes

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.
-Apocalipsis 21:4

“Desde la caída en el pecado, comenta Simón Kistemaker el género humano ha derramado muchísimas lágrimas, de modo que este mundo actual se puede llamar en verdad un valle de lágrimas. Derramar lágrimas es la consecuencia de la angustia, la opresión, la persecución, las tristezas y la muerte.”

Pero estas cosas, las lágrimas, la muerte, el dolor y el clamor, cesará en la renovación de la creación, y eso es lo que nos presenta Juan de lo que escucho, 1) Dios borrará toda lagrima de su pueblo, ya no habrán lágrimas en el cielo nuevo y en la tierra nueva, 2) ya no habrá muerte, viviéremos eternamente, y sin preocuparnos por la muerte, en este renovación ya no va haber cabidas para la muerte, disfrutaremos con nuestros seres queridos que amamos que han creído en Cristo Jesús. 

3) Ya no habrá más aflicción, ni angustia, no tendremos que preocuparnos por nuestra salud, ya no sentiremos ese dolor en nuestro cuerpo, sino que desaparecerá en el cielo y en la tierra nueva, seremos felices para siempre. 4) ya no habrá más griterías, ni clamores que nos amenace de muerte o de algo que nos lleve a clamar, todo será una vida nueva 4) ya no habrá más dolor, ni afán, ni fatiga, nada de todo lo que experimentamos hoy. Todo será una vida nueva renovada, como nunca había experimentado en la vida. Porque lo que fue creado primero cesó, he aquí todo es nuevo.

No nos desanimemos mis queridos hermanos en estos tiempos difíciles que estamos atravesando, hay esperanza, consuelo, gozo y sobre todo Cristo mismo estará enjuagando todas nuestras lágrimas, nos abrazará y nos llenará de todo gozo y paz. Porque Cristo es nuestra gran paz. Solo nos queda en este tiempo confiar en Cristo, quien pronto viene a llevarnos al futuro glorioso. 

Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.
-Apocalipsis 21:5

Recent Posts