Tu Corazón – Tu Templo

 In Crecimiento Espiritual, La vida de la Iglesia, La vida de un cristiano

Se puede decir que el corazón es una de esas partes más impresionante en nuestro cuerpo, cómo funciona y como nos da vida, pero después de este gran descubrimiento para mí de que el corazón es esencial para la vida, descubrí algo que me dejó con un gran deseo, algo que nunca había experimentado antes y fue cuando aprendí que el corazón no es solo una parte de nuestro cuerpo y que su importancia no se limita a la vida física que experimentamos en cada latido, ya que el corazón es el lugar donde habita Dios, un lugar que se convirtió en un templo desde el momento que Jesús murió y el velo del templo se rasgó y el día en que lo acepte en mi corazón. Y desde ese día busco con todas mis fuerzas agradar al Señor con toda mi vida y te quiero compartir lo que Él me ha enseñado para lograrlo.

Al igual que toda persona que ha leído la Biblia, este grandioso libro que contiene historias de personajes que han tenido una relación con Dios, puedes llegar a decir- “Yo quiero vivir eso”. Ser como Abraham que Dios lo consideró su amigo (Isaías 41:8), ser como David que a pesar de que falló algunas veces Dios dice es un varón conforme a su corazón (Hechos 13:22) o Moisés  que Dios hablaba cara a cara con el (Éxodo 33:11). Te has preguntado alguna vez que será vivir ese nivel de relación con Dios, solo imagínate el día que estés frente a Dios y te  diga: “Tu fuiste mi amigo en la tierra y fuiste conforme a mi corazón”, es mejor que te digan que serás rico, famoso u otra cosa, El Dios Creador de los cielos y la tierra te está diciendo eso. 

Pero muchos nos preguntamos ¿Cómo llegó a eso? Yo quiero llegar a eso, pero no sé cómo. Fueron las palabras que le dije a Dios y fue en ese momento que puso en mi corazón la manera de poder realizar mis sueños y sorprendentemente los primero que me dijo “Necesito cambiar mi corazón”, claro tu impresión es: ¿Que?, ¿Qué tiene que ver mi corazón con esto y cuando va a tardar eso? A lo que me contestó que es un proceso que lleva su tiempo y si el corazón porque de ahí venía todo lo que soy yo, mejor dicho, en Mateo 15:16-20, de ahí sale lo que contamina al hombre.

EL CAMINO

Y basado en esto me dio mi primera enseñanza cuando surgió la pregunta ¿En qué momento Jesús estaba enojado? Y ese momento está registrado en Mateo 21:12-13, en contexto Jesús llegó al templo y vio que habían convertido el templo en mercado, pero lo interesante fue lo que dice en el versículo 13 donde Jesús dijo: “y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; más vosotros la habéis hecho cueva de ladrones”.

Claro, la primera vez que lo escuchas piensas en la iglesia donde vas a recibir la palabra de Dios, pero no era así, Dios nos quiere decir que así se encuentra nuestro corazón y te preguntarás ¿Cómo así? Déjame explicarte, al igual que tu no entendí nada a la primera. La razón por la que Jesús se enojó no fue por lo que la gente quería hacer sino la forma en querían hacerlo, ese lugar especial donde se iba a adorar a Dios, donde Dios habitaba en medio del pueblo era un mercado, ¿un mercado lo imaginas?

¿Pero vale, cuál es la importancia del templo? Es una pregunta válida porque si entendemos esto veremos su importancia. En el antiguo testamento se puede señalar características especiales del templo como: es un lugar consagrado, un lugar santo, un lugar de adoración y principalmente el lugar donde Dios habitaría en medio de su pueblo. Con estas características que te he mencionado ya podemos ver que el templo no es cualquier lugar.

Y aquí va algo aún más sorprendente, desde que Jesús murió y el velo del templo se rasgó, ese lugar donde Dios habita ya no era nada construido por el hombre sino a quien lo aceptara en su corazón, ahí el habitara junto con cada persona que se arrepienta (Apocalipsis 3:20) . Y en esta parte de la vida de Jesús podemos ver que el templo representa nuestro corazón, ese lugar dedicado a Dios, ese lugar que le pertenece a Dios, ese lugar donde él habita. El mercado representa cada cosa de la carne que hay en nuestro corazón ya sea avaricia, egoísmo, malos pensamientos, etc. Y muchas veces queremos amar a Dios, seguirlo y adorarlo junto con todo este mercado de pecados que llevamos.

EL SIGLO 21

En estos tiempos en los que vivimos los jóvenes, nuestro mercado está con solo encender la pantalla o dar «me gusta». Hay diversas formas en que nuestro corazón se puede inclinarse a cosas de este mundo pero Dios te ayuda para que seas libre de cada una de ellas (1 Corintios 10:13) y a veces te preguntas y cuales son estas cosas que pueden ser un mercado en mi corazón?, bueno cosas tan simples como el no dedicarle tiempo a tu relación con Dios, no ser honesto, tener malos pensamientos y una lista larga que existe, resumido todo aquello que reemplace a Jesús de primer lugar en tu vida, es señal de que tienes un mercado en tu corazón y no un templo consagrado para Dios. Pero, hay una buena noticia y se llama: Jesús, él es la respuesta a todo este problema en nosotros,  porque además de su muerte que nos hace libres de cualquier atadura al pecado, en Juan 14:15-31 nos promete al Espíritu Santo quien  nos guiará a hacer lo que Dios ama y que podamos ser hombres y mujeres conforme al corazón de Dios. Cuando sientas esas ganas de ver cosas que sabes que no deberías ver, decir ciertas palabras que sabes que a Dios no le agradan, cuando llegas a ese punto que sientes que tu vida parece más un mercado que un Templo dedicado para Dios o entre tantas cosas que puedes tener un mercado, siempre el Espíritu Santo te dirá que hacer, es esa vocecita que nos dice: Mmm no deberías hacer eso o algo que te hace sentir mal, porque si cedemos  a los que nos ofrece este mundo pierdes muchas cosas y aunque no lo veas hay mucho en juego solo por ti, muchos jóvenes nunca llegan a conocer a Dios verdaderamente porque su corazón está tan lleno de cosas de este mundo  que nunca conocen a Dios personalmente, como en realidad es Dios, cómo lo conoció Moisés, Elías o Pablo.

Hay una historia que me encanta y quiero compartir contigo, que describe mucho esta situación. Un día un abuelo llamó a sus dos nietos y les dijo: Dentro de cada persona hay dos lobos que siempre están peleando, uno es la luz y la esperanza, el otro la oscuridad y el dolor, a lo que el abuelo les pregunta: ¿Cuál de los dos lobos gana? Los niños pensaron por mucho tiempo, pero no encontraron la respuesta y le preguntan a su abuelo: ¿Cuál lobo gana abuelo?, a lo que él les contesta: Al que tú alimentes. Y al ver esta historia te das cuenta de que así es con Dios, en nuestro caso si nuestro corazón es un templo o un mercado es nuestra decisión. Así que, si ahora no sabes que hacer, solo toma una decisión y conoce a ese Dios que lees en la biblia todo el tiempo y forma una relación con El, cuando lo hagas te aseguro que tu vida entera cambiará y dirás: ¡¡Porque me estuve perdiendo esto!!

El desafío, el sueño o el deseo de ser un hombre o mujer conforme al corazón de Dios no es para cualquiera o como dicen en la infantería de Marina de los Estados Unidos: “Solo buscamos algunos hombres buenos”.  Así mismo es el grupo de los hombres y mujeres conforme al corazón de Dios y está en ti si quieres ser parte de este grupo, Dios busca a quien quiera seguirlo y amarlo con todo su corazón. Y para empezar debes ver tu corazón, el templo para el Dios viviente, si tienes un mercado que obstruye esa relación que podrías tener con Él, no importa si eres pecador porque Dios dice que “Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y que Dios lo levantó de los muertos, será salvo” (Romanos 10:9).

Pídele a Dios que cambie tu corazón, así como dijo David en Salmos 51:10: Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí”.  Y si aún dudas mira la promesa que Dios te da: “Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos”. Salmos 32:8

La cuestión es, si te atreves a ser de esos pocos hombres buenos, ¿estos hombres o mujeres conforme al corazón de Dios? Y proteger el templo donde habita Dios porque cuidar tu corazón para Él es muy valioso, que nada de lo que existe te alegrará tanto como cuando estés frente a Él y de diga: Tu fuiste un chico o chica conforme a mi corazón, fuiste mi amigo ahora ven y descansa. Y que este sea tu nuevo objetivo, deseo y plan de vida para ti, hará que tu vida de un giro total y serás muy feliz.

Recent Posts